La fonología, importante para estudiar idiomas

La fonología es un factor clave para aprender idiomas.

 

La fonología

es la ciencia que estudia la función de los fonemas de una lengua, que son los sonidos que se representan con las letras. Y en este artículo vamos a intentar explicarte por qué es importante para aprender un idioma.

 

La fonología está muy ligada a la fonética

pero mientras una estudia cómo se coloca el aparato fonador y cómo se producen los sonidos, la fonología estudia cómo funcionan estos mismos sonidos y cómo se comportan según qué sonidos les acompañen. Es importante saber que un mismo fonema (que es cada uno de los sonidos) se puede comportar e incluso sonar de manera ligeramente diferente según si está colocado al principio o al final de la palabra.

aprender idiomas

En el estudio de un nuevo idioma es especialmente importante saber cómo funcionan cada fonema en cada posición ya que la pronunciación, que es a groso modo lo que estudia la fonología junto con la fonética, es una de las partes más importantes y más olvidadas de aprender un idioma.

 

Una buena pronunciación

es la base de una buena comunicación y especialmente en un idioma como el inglés en el que cambiar la pronunciación de una sola letra puede cambiar completamente la palabra y puede meternos en una situación embarazosa. Así mismo hoy por hoy se requiere para muchas cosas un alto nivel de inglés, por ejemplo para el mundo laboral es imprescindible, y muchas veces el nivel teórico de los estudiantes españoles es bueno pero no así el nivel práctico, debido en gran medida a una mala pronunciación. Si no prestamos especial atención a la fonología no seremos capaces de aprender las pequeñas diferencias de sonido que son tan importantes.

 

¿A que están acostumbrados los alumnos españoles?

clases inglés

Los estudiantes de inglés españoles estamos acostumbrados a que en nuestra lengua haya una correlación directa entre los grafemas (que son las letras escritas que representan los sonidos) y los fonemas, es decir, los sonidos. Esto significa que cada letra representa siempre al mismo sonido y siempre se lee de la misma manera, como mucho una misma letra puede representar dos sonidos diferentes como en el caso de la r, que no suena igual si va al comienzo de la palabra o colocada entre vocales. En cambio esto no sucede en lenguas como el inglés, esta correspondencia entre los grafemas y los fonemas no existe, cada grafema puede representar a varios fonemas y cada fonema puede ser representado por distintos grafemas. Por ejemplo las palabras “ate” y “eight” suenan igual [eɪt] pero como vemos se escriben de manera distinta. Para poder pronunciar estas palabras correctamente es completamente necesario tener conocimiento de la fonología y que el profesor dé muchos ejemplos de práctica en las clases de inglés.

 

Así mismo, la fonología nos enseña también cómo pronunciar correctamente estructuras más grandes. No sólo son los fonemas, que son las unidades más pequeñas y que por sí mismas no tienen ningún significado pero que son imprescindibles para dar sentido y diferenciar las palabras, sino estructuras más grandes como palabras o frases. La fonología nos permite conocer la entonación de las frases interrogativas o exclamativas que no es la misma que la de los enunciados afirmativos.

 

Por todo esto se hace imprescindible estudiar la fonología de un idioma como el inglés, ya que nos va a ayudar a tener una pronunciación impecable y a no meternos en líos por errores de pronunciación.